El Elaeagnus angustifolia conocido popularmente por Árbol del Paraíso, Olivo de Bohemia.

Su característica es su crecimiento simpódico que da lugar a ejemplares muy ramificados que tardan tiempo en formase como árboles pequeños.

Es un árbol frondosa, caducifolio, que habita en extensas zonas de Asia y sur de Europa..

Prefiere hábitat de clima continental y mediterráneo interior.  Soporta frío por debajo de – 10ºC. Su rusticidad tanto a frío, a sequía e incluso a suelos salobres cercanos al mar, hacen de este árbol uno de los preferidos para la xerojardineria.  En su desarrollo presenta un fase inicial simpodial policlasial lo que da lugar a una abundante ramificacion de base que alarga la fase de la formación de una tronco y copa.  Estas ramificaciones son espinosas resultando un árbol algo incomodo por un lado.

Alcanza poca altura de copa que raramente superan los 8 metros con envergaduras de unos 5 metros.  Son por tanto, arboles pequeños que pueden fácilmente plantarse en jardines domésticos o residenciales. Su sombra es muy ligera, y luminosa lo que permite combinar con otras plantas en su base.

Interesante en paisaje y jardinería por su follaje de hojas de verde grisáceo que recuerda y asemeja a los olivos.  Otro interés es su característico perfume de su floración a final de primavera.  Es interesante también la tonalidad de su tronco, marrón muy oscuro que se hace muy visible en invierno.

En paisaje y jardinería es usado para componer con otros árboles formando agrupaciones de diferente textura y color.  También gusta aislado siempre que se le pueda apreciar íntegramente o formando grupos de tres o mas ejemplares que intensifiquen su perfume primaveral en el ambiente.

Sugerencia:  La combinación del Elaeagnus angustifolia y el ciprés –Cupressus sempervirens– siempre evoca el paisaje mediterráneo si además, combinamos macizos de romeros, lavandas, jaras y otras propias del monte mediterráneo.

Una buena propuesta de división en jardines en combinar Elaeagnus angustifolia y viburnum tinus.  El primero quitará vistas por encima de los 2,5 metros de altura; el segundo, quitarás las vistas desde el suelo hasta los 2,5 metros.  Ambas plantas son compatibles tanto en requerimientos de suelo como de humedad -hidrozona- creando un efecto de contraste llamativo.

 

Guillermo ´Cuadrado. Jardinero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies