Cuidar del jardín de Leandro Silva, El Romeral de San Marcos de Segovia, me ha llevado a tener especial admiración por los Viburnum spp. Quizás, de las arbustivas más interesantes, variopintas y diversas de funciones ornamentales del jardín.

La colección que Leandro Silva hizo en El Romeral de San Marcos es apreciada por muchos jardineros y entusiastas del jardín como una de las mejores de España. Comprende hasta casi 15 variedades distintas, algunas, aun difíciles de obtener y conseguir.

Pero de todas, hay una que realza su presencia entre verdes y frías hojas de invierno, llenando de chispa y color el jardín más umbrío. El Viburnum bodnantense es el rey del jardín cada invierno, despertando con una chisposa floración rosácea perfumada sobre las ramas desnudas de su caducifolia condición.

Arbusto rústico, siempre que se introduzca en un jardín «en marcha», acompañado de otras que procuren resguardo frente a la insolación veraniega, de la sequedad ambiental mediterránea o de los estragos de las heladas secas e intensas de invierno. Si el jardín ya dispone de otras capaces de proteger al viburnum, este conseguirá hacerse hueco o lugar entres las verdes hojas de compañeros ideales como Viburnum tinus, conocido como durillo, entre cipreses, boj, o con el telón de fondo de un muro de Leylandii.

No precisa de especial cuidado una vez que logra implantarse durante dos o tres temporadas. Sin necesidad de poda, ni riesgo de enfermedades o plagas, este arbusto dará mucho por nada en el jardín.

Guillermo Cuadrado

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies