En Segogarden hemos aprendido las soluciones de un jardín sostenible, actual.  Nuestra labor de conservación en el mejor ejemplo de jardín sostenible, no solo de España, sino de interés internacional, El Romeral de San Marcos en Segovia, nos ha llevado a entender un ejemplo de jardinería cada día más necesaria que, conforme se desarrolla precisa de menos cuidados aportando más biodiversidad y confort para los usuarios.

Segogarden tiene claro que es la mejor manera de disfrutar y sentir los beneficios del jardín, incluso, de mejorar nuestro bienestar, nuestra salud, y la de nuestro entorno.

Son muchas las corrientes de la jardinería global que coinciden en los parámetros necesarios para lograr este tipo de jardines del siglo XXI.  Jardines que son y serán una verdadera contribución a las mejoras ambientales de nuestro entorno, de nuestro hogar en la Tierra.

Recientemente Amigos del Paisaje han publicado en su cuenta de instagram «Anatomia de una Jardín Sostenible».  Cinco puntos esenciales para llevar a cabo su consecución.

Desde hace una década los hemos puesto en práctica en nuestros proyectos. Aprendiendo en nuestros viajes, de jardineros experimentados, y de bellos jardines sostenibles, con cuidados y mantenimientos muy bajos, a veces nulos:

  1. Destinar la mayor parte del jardín a vegetación.  Evitar o reducir las praderas de hierba -el césped cuanto más suntuoso más cuidados precisa-, las extensas soleras artificiales, que radian calor.  Minimizar espacios abiertos, preferentemente de árido natural, perfectamente relacionado con el entorno.
  2. Procurar una buena biodiversidad, preferentemente autóctonas, equilibrada.  Cuidando y controlando las especies invasivas.  Esta biodiversidad empieza con la flora elegida para componer y estructurar nuestro jardín, pero pronto facilitará biodiversidad de seres complementarios, necesarios para la implantación y el sostén de nuestro jardín.
  3. Debemos prever, no tanto el riego inicial y presente, sino el riego futuro, por lo que la inversión del riego debe estar basada en: riegos iniciales para implantar y arraigar.  Reduciendo e incluso eliminando su uso, solo para apoyos y riesgos de sequía. Es preferible mejor y más inversión en el suelo del jardín que en instalación excesiva, poco eficiente con la vegetación.
  4. Evitar cuanto más, o no utilizar materiales sintéticos, plásticos, no biodegradables, que afectarán, cada vez más a nuestro confort.  Especialmente, una vez se inicia la implantación y el funcionamiento sostenible de nuestro jardín.  Notaremos rápidamente como determinados artefactos o elementos son ajenos por completo a las dinámicas naturales. Esto nos llamará la atención negativamente y nos hará perder confort y bienestar en el uso de nuestro jardín.  Esto incluye superficies de césped artificial.
  5. Debemos permitir, crear una gran funcionalidad combinando y logrando la convivencia de flora, fauna, arquitectura y personas: el jardín.  El jardín es «un todo» lograrlo será toda una experiencia, y un marco de esperanza.

Lo tenemos claro, porque con estos jardines se consigue lo mejor, confianza y buen trato entre el jardinero y el usuario.  Paz.

 

Guillermo Cuadrado

Jardinero.paisajista.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies