El arte topiario o Ars topiaria, es jardinería, un oficio, un arte y una necesidad de todos, tan ancestral como el hombre civilizado.  El hombre logra con el conocimiento que obtiene de la agricultura, una relación superior entre el vegetal y su capacidad creativa, constructiva, logrando ambos seres vivos un punto de equilibrio relacional.  El vegetal obtiene una atención, protección y cuidados mayor y mejor en su requerimientos edafológicos y ambientales que el hombre procura, y este recibe una respuesta transformada, en una artificio admirable que permite entender mejor las capacidad y el poder regenerativo que la Naturaleza da a los vegetales, generando en ellos mayor interés y admiración.  El jardinero crece en esta relación y mantiene un equilibrio que permite la presencia de numerosas plantas, todas a una misma vez, en un lugar: el jardín, donde cualquiera observa y contempla que la vida es infinita si el equilibrio no se interrumpe.

No es mejor ni peor un olivo tallado en nubes, le taille a nuages, no es más artificio que los campos de Andalucía donde agricultores desde tiempos romanos, andalusíes y nazaríes, cultivaron cientos de hileras limpias de diversidad para un único ser: el olivo, podado y tratado para dar muchas aceitunas y obtener aceite.

Todo es artificio, porque el hombre lo ha hecho, y todo… es naturaleza.

 

 

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies