El rosal «Alberic Barbier» es perfecto para cubrir un emparrado o pérgola, siempre que sea alta y quedes lejos de sus espinosas lianas.  Es perfecto, porque veras rosas por la parte oscura del emparrado; perfecto porque florece con poca luz, incluso en zonas de sombra o poco soleamiento.  Quizás, el mejor rosal para un espacio poco soleado.  También, para trepar troncos altos de arboles en bosquetes.

Lo obtuvo el propio Alberic Barbier en 1.900 (Albert Barbier de nombre completo Albert Casimir Barbier -2 de mayo de 1845 -1 de enero de 1931- fue un político, rosalista e hibridador francés de nuevas variedades de rosas.

Como decía, un trepador de eficiente belleza con rosas blancas, algo amarillentas.  Pétalos blanco-marfil que acaban con un centro algo amarillo.

Su floración tiene lugar una  vez, durante más de tres semanas a comienzos del verano, con un fragante aroma que invade todo el lugar.  En septiembre puede florecer de forma esporádica, siempre que el verano no hay sido excesivamente seco.

Mantiene el follaje, incluso con inviernos fríos lo que asegura la viveza de la planta.  Bien ubicado en cuanto a suelo y orientación puede tener un gran desarrollo, bastante invasivo.  Sus ramas pueden alcanzar el suelo y reptar buscando situarse entre otras plantas hasta sofocarlas.  Es una buena idea para cubrir taludes o descolgar sus ramas desde la altura.

Sus finas y espinosas ramas sugieren un aspecto delicado y frágil, hasta que quedas atrapado por las espinas.  Ideal para asegura la defensa de alambradas o vallados.

Guillermo Cuadrado. Jardinero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies