Especial, porque su rusticidad y al vez que elegante floreciendo, evoca a las entrañables y derruidas casa de pueblos y aldeas donde alguna vez alguien cuido de un rosal en el jardín.  Ghiaslaine de Feligonde (no sé si es gui o gi) es uno del mas rústicos rosales que trepan finamente por muros y cercas.   Producido por Turbat en 1916.

Su rusticidad le confiere una grácil fuerza frente a enfermedades que lo mantienen al margen, casi incluso de los pulgones.

A mediados de primavera cuando es sol y algo de calor están asegurados de cubre de pequeñas flores de tono rosa albaricoque que al hacerse grandes cambia hacia un tono mantequilla -amarillento-, casi blanco.

A pesar de la abundante floración primaveral, continuará floreciendo improvisadamente todo el verano hasta el otoño.  Sera precio la limpieza de las flores marchitas para rápidamente dar paso a nuevos racimos de rosas.

Forma tallos largos y fuertes de poca espinas, abarcando hasta 3 y 4 metros de ancho ocupando verjas, cercas y muros.

Las plantas alcanzan tallas de hasta 150 cm de alto, que raramente deben podarse, pues esta rosa requiere de una estructura longeva para presentar vigor y vitalidad en las floraciones.

Guillermo Cuadrado

y

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies