Cada ciertos años, es preciso remover (arrancar, trocear y volver a plantar) los rodales de lirios –Iris germánica-.  Esto es preciso porque los rizomas envejecen, se montan entre sí, y la acumulación de deshecho los pudre, envejeciendo y bajando la producción de flores.  Por otro lado es preciso mantener bien SOLEADOS y AIREADOS los rizomas, a fín de permitir un buen desarrollo de hojas y flores.

En el rodal de las imágenes, estamos limpiando los lirios de un talud que además esta siendo invadido por HIEDRA; la mayor enemiga de los lirios.  La hiedra pasa sus tallos por debajo de los rizomas enraizando bajo estos para formar por acodo nuevas plantas.  El crecimiento de tallos y hojas de hiedra sombrea los rizomas reduciendo la capacidad de brotación de estos debilitando y dando lugar a la desaparición.

Al arrancar la hiedra, arrancamos los rizomas, y aprovechamos para REPLANTAR sobre un sustrato cuanto más limpio de tallos de hiedra renovando la plantación de lirios.  Los rizomas los troceamos y los colocamos presionados en contacto total con el suelo, pero, SIN ENTERRAR para que queden bien expuestos al sol.

Estamos en ENERO, y hemos esperado a tener BUEN TEMPERO de suelo que permita hacer esta labor -arrancar y plantar-, aunque, andamos muy justos para el desarrollo de los rizomas para mayo y a la esperada floración. Tras este trabajo, no será este año cuando mas flores tengamos, pues los lirios deben enraizar y fortalecerse, pero lo hacemos esperando el APOTEOSIS DE FLORES a partir del segundo año.

Guillermo Cuadrado. Jardinero.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies