Los lirios son quizás la mas extendida y más usada de las plantas en la jardinería occidental desde la antigüedad.  Su rusticidad, sus fácil cultivo, pero sobre todo la facilidad de propagarlos y cultivarlos han permitido llevar sin esfuerzo esta planta por todos los jardines.

Su nombre Iris germánica fue descrito por C. Linneo y publicado en Species Plantarum 1:38 . 1753.  Pero anteriormente ya fue mencionado en el edicto de Carlomagno Capitulare de Villis vel curtis imperii donde se le denomina lilium dándose instrucciones de su uso en los jardines del imperio, aunque quizás, sea de este carácter de «planta del imperio» el origen de su denominación como Iris germánica,

Se conoce la admiración que por esta planta tienen los monjes, siendo quizás mediante el intercambio entre conventos y monasterios como más se populariza y transmite, alcanzando incluso áreas de dominio islámico donde también se reconoce como una planta esencial del jardín.

Su uso bordeando bancales y terraplenes evitan la erosión de los suelos sujetando de las escorrentías del riego.

Sobre la planta: genero, especies y variedades, así como descripción botánica prefiero te dirijas al siguiente enlace:

https://es.wikipedia.org/wiki/Iris_(planta)

En jardinería son imprescindibles en jardines abiertos y soleados,  Son la avanzadilla de los terrenos más inhóspitos y áridos, precursores del jardín. Su fácil cultivo e implantación los hacen perfectos para que los niños logren una plantación exitosa, sin fallo.

El interés y la cualidad que lo hacen una planta típica y popular del jardín es la extraña forma de su flor, bien colocada, sobre un bien erguido cálamo que al sol de mayo destacan y atraen a distancia.  Su permanente follaje verde claro que siempre contrasta en forma y color con el resto de plantas del jardín, con hoja erguidas que sobre los rizomas forman tapiz  o «pradera» que no podemos pisar.

Los usos en jardinería son principalmente formación de colonias -grupo-, que no debieran ser muy extensas para facilitar un adecuado mantenimiento y cuidado.  En composiciones los lirios son frecuentes formando pequeños grupos en macizos alternando con otras y siempre, considerando muy bien que el tallo floral sobresale sobre las demás.  La amplitud de variedades y colores de flor, permiten ser coleccionista de lirios y disfrutar de formar colecciones infinitas en la búsqueda de nuevos colores y combinaciones de pétalos.

Los lirios pueden cultivarse en maceta y jardineras, donde podemos obtener floraciones controlando muy bien el desarrollo y extensión de sus rizomas, pero habremos de considerar  que después de un tiempo hemos de replantar o formar de nuevo las macetas si queremos continuar disfrutando de flores.

Algunos consejos de cultivo:

Los lirios no cambian de color, pero es necesario quitar los tallos florales inmediatamente después de florecer para evitar que las semillas puedan dar resultados diferentes y cambiar el grupo cromático.

Los lirios aman el sol; deben estar a pleno sol cuanto más tiempo para obtener plantas muy florecientes.  A pesar de resistir mucho la sequía, durante incluso meses, gustan del riego en verano.  Un adecuado riego en verano es preciso para formar las floraciones del siguiente año y reforzar el almacenamiento de nutrientes en rizomas.  Por lo tanto:

NUNCA CORTAR LAS HOJAS – DEBROZAR O SEGAR LOS LIRIOS EN VERANO

Si ves caracoles, evitarlos cuanto más con soluciones que lo ahuyenten.

Los RIZOMAS son el equivalente al tallo de las plantas; nunca deben estar totalmente enterrados o tapados.  El rizoma debe conectar directamente con el sol.  No uses mulch u hojarasca en las plantaciones de lirios, pues tapas la luz en los rizomas.  No usar tampoco mantillo ni estiércol para abonar lirios.  Usar solo fertilizantes minerales o estiércol muy pulverizado de caballo.

Los LIRIOS prefieren suelos calcáreos; si tu suelo es ácido, no florecen y se desarrollan mal puedes tirar con frecuencia cascaras de huevo o conchas triturada para proporcional caliza al suelo.

Los lirios, después de algunos años, envejecen sus rodales bajando el numero de flores.  Cada tres o cuatro años deben replantarse.  Arrancar los rizomas, trocear y volver a plantar aclarando, para la formación de una nueva colonia.  Esta labor debe hacerse bien, al finalizar la floración y antes de la llegada del verano; o bien, en otoño.  En zonas de clima frío esta labor puede hacerse desde otoño hasta mediados de febrero.  El año del trasplante habrá pocas flores, pero al siguiente será apoteósico.

COMBINAR LIRIOS con matas de todo tipo: vivaces, herbáceas, perennes, rosas y flores anuales; también con arbustos bajos que no quiten luz a los rizomas.  Usar los lirios para formar franjas y borduras junto a senderos y caminos de paso.  Bordeando bancales, parterres, muros al sol, setos, etc.  La alineación es la mejor forma de combinarlos.

NUNCA COMBINES LIRIOS y HIEDRA, ni cualquier otra tapizante capaz de tapar los rizomas hasta pudrirlos.  Tampoco tengáis lirios en praderas de césped donde el riego y la excesiva humedad debilite y estropeen las flores.

Guillermo Cuadrado, jardinero.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies